Historia del botón

23.10.2021

Un botón es un elemento pequeño utilizado para abrochar o ajustar vestimentas, especialmente camisas, chaquetas y americanas entre otras. Los botones suelen ser redondos y planos, aunque hay de diferentes formas y tamaños. Tienen desde uno a cuatro agujeros por donde pasar la aguja con el hilo para poder coserlo en la prenda. Suelen estar hechos de metal, madera, nácar, hueso, cerámica, resina o más recientemente de plástico. El botón se abrocha haciéndolo pasar por un ojal que se encuentra, al otro lado de la prenda, justo enfrente del botón, el tamaño es justo al ancho del botón.

En un primer momento, los botones no eran sino discos decorativos que se cosían a las prendas y no tenían la función de abrocharlas. Los primeros botones como tales fueron conchas de diversos moluscos, talladas y perforadas. Datan de 2000 a.C. y fueron hallados en el valle del rio Indo (Afganistán, Pakistán e India).

Los griegos y romanos también utilizaron botones decorativos fabricados a partir de conchas o madera. En yacimientos europeos se han encontrado botones de marfil y hueso labrados cubiertos de oro o con gemas incrustadas. En ninguno de estos casos eran utilizados para abrochar las prendas.

Una curiosidad que aún perdura es la disposición de los botones en las prendas masculinas y femeninas. La ropa de hombre tiene los botones a la derecha y la de mujer a la izquierda. Existen dos teorías sobre el porqué de este hecho. Una es la de que antiguamente a las mujeres las vestían las criadas y, para que les resultara más fácil abrochar los botones, se pusieron en el lado contrario a lo habitual. La otra teoría se puede resumir a grandes rasgos en que la ropa femenina empezó a abrocharse al revés que la masculina simplemente para diferenciarla, puesto que coincide cronológicamente con la lucha por la igualdad de derechos y uno de los primeros campos de batalla fue la ropa. Las mujeres querían llevar ropa cómoda parecida a la de los hombres, pero estaría moralmente mal visto llevar ropa de hombre, por lo que la forma de abrochar la prenda serviría para distinguir una de otra.

Hay innumerables tipos diferentes de botones, que pueden clasificarse según su material. Hay botones de metal, botones de perlas, botones de plata, botones de oro y botones forrados de tela, normalmente del mismo color que la prenda. Los botones naturales pueden hacerse de materiales naturales como la madera o el coco. El hueso y el cuerno también fueron opciones naturales populares en el pasado. Pero a medida que el movimiento de diseño ético crece, han dejado de usarse, los botones de esmalte se hacen aplicando un esmalte o resina epoxi para cubrir la superficie del botón (el epoxi tiende a ser un poco más duradero) Y los botones de plástico pueden estar hechos de acrílico, resina, plástico ABS, nylon o una combinación de estos materiales. Todos tienen características ligeramente diferentes. Pero generalmente puede esperar que un botón de plástico sea liviano y fuerte.

Los Amish, por convicción, no usan botones en sus prendas.

Los botones son un elemento de coleccionismo, busca en tu costurero puede que te encuentres una verdadera joya.

El Museo del Botón de Mirta Palandri, acaba de cumplir un año. Está ubicado sobre la calle Cristal de Bohemia, dentro del barrio Cooperativa de El Chocón (Argentina). Mirta Palandri los coleccionó durante 25 años y decidió compartirlos con el público. Su museo cuenta con 26 mil botones de todas partes del mundo. Hay de cristal, tela bordada, metal, madera, nácar y hasta de chocolate.

Museo del botón de Santarcangelo de Romagna, la colección, esta compuesta por 14.000 botones, y esta distribuida en tres áreas, la primera esta compuesta por 9.000 botones correspondientes a la historia político, social y cultural de la Italia del siglo XX, con algunos reflejos de la historia mundial. La segunda, compuesta por 3.500 botones corresponde a los distintos tipos de materiales, (mas de 50). La tercera compuesta por 1.500 botones de los siglos XVIII y XIX, autenticas obras de arte, con acabados refinados y realizados con materiales nobles.